20 de octubre de 2009

Capítulo I [ Parte 1] Estoy a salvo aquí en mi cuarto.



- ... Así ya casi tres semanas y sus heridas ya no se notan – dijo Ela tomada de la mano de Kart.

- Pronto se pondrán bien, yo sé que sí... – respondió él dándole un abrazo que provocó las lagrimas de Ela.

Ambos de pie miraban en la cama con tristeza a Mariella con un color en la piel mucho más blanco del que ella tenía, su rubio cabello se encontraba de su lado izquierdo con un flequillo que alguien previamente le había acomodado. En su rostro no había expresión alguna pero si tenues marcas en sus mejillas y frente de aparentes rasguños. Su hombro derecho se encontraba vendado, en su otra mano tenía puesto un suero que parecía haberle causado alguna molestia, en el dorso de su mano tenía un visible hematoma, en su dedo índice el pulsímetro, sus brazos a los costados sobre la sabana blanca la hacían parecer que nada la molestaba...

- Tenemos que salir de aquí Ela, antes de que te pongas un poco mal – le dijo Kart impulsándola a girar.

- No me quiero separar de ella... – expresó con un dejo de berrinche y dolor.

- No lo... – se escuchó repentinamente – ... hagas... – fue la tenue voz de Mariella.

Eso provocó que Kart y Ela se quedaran pasmados frente a ella que no se movía, pero hacía ademanes de tratar pasar saliva.

- ¿Mariella? ¿Despertaste? ¿Me escuchas? – comenzándose a desesperar entonó Ela – Kart llama a un doctor – lo empujó con la mano sin quitarle la vista a Mariella.

- ¡Ahora vengo! – alcanzó a decir cuando ya estaba afuera.

- ¿Mariella? – repitió.

- ¡Mhmmm! – se quejó – dame agua...

- ¿Sabes quién soy?

- Sí – soltó mientras buscaba mitigar lo seco de su boca y aún sin moverse se notaba el rápido movimiento de sus parpados con los ojos cerrados.

- Enseguida llega un doctor, Malle, tranquila… – dijo llena de nervios y en la misma posición de asombro.

- ¿Uhmm? – estiró su cuello a su lado izquierdo disparando el dolor sobre su hombro – duele...

- Sí... bueno... sólo… no te muevas...

- Dame agua... – suplicó Mariella.

- Lo siento señorita Dekker pero antes hay que revisarla – se escuchó fuerte en la habitación.

- ¿Quién es?

- Por favor enfermera Kuri vaya por un poco de agua... Señorita Dekker yo soy el Doctor Wolff, disculpe... – se dirigió a la pasmada Ela – ¿alguien con parentesco directo a ella? – el Doctor Wolff daba instrucciones y hacía preguntas muy rápido mientras veía los monitores.

- No Doctor, su madre aún no llega – respondió condescendiente.

- Enfermera Kuri ¿el expediente completo lo tiene usted? – se dirigió a ella el verla entrar con una jarra y un vaso de vidrio.

- Correcto Doctor, y la Señorita Houshoffer es la encargada de la paciente Dekker – le confirmó.

- Bien... si tenemos algún obstáculo en la revisión usted nos ayudara a calmarla – la miró esperando la aprobación de Ela, quien se la otorgó asintiendo con la cabeza – ahora Señorita Dekker abra sus ojos...

- No... no puedo – dijo algo desesperada – me pesan mucho.

- ¿Le duele algo en particular? – la voz fuerte del Doctor atormentaba un poco a Mariella.

- Un hombro... y su voz me lastima.

- ¿Puede identificar de qué lado es el dolor? – la respuesta de Mariella fue algo tardía.

- Derecho...

- Hay que revisar su vista, el hombro y la audición...

La enfermera y el Doctor comenzaron a revisar a Mariella, quien no paró de quejarse por el agua, Ela miraba con miedo desde el sillón. Minutos después el Doctor Wolff deliberó que la audición de Mariella seguía levemente afectada pero pasaría rápido el malestar, para el dolor de su hombro suministró anestésico y seguirían con los cuidados respectivos de cualquier herida expuesta que se sutura y en cuanto a su vista sólo se encontraba en un shock momentáneo no había nada anormal sólo un estado en que se encontraba por la impresión, la explosión y el coma de tres semanas del cual estaba despertando... era únicamente cuestión de horas o días para que todo volviera a la normalidad.

La aclamada agua para Mariella fue dada, para refrescar su boca y labios.

- Por favor no presione, no pregunte sólo deje que ella diga o reaccione a su manera, si alguien más quiere entrar tendrá que salir y notificárselo a la enfermera Kuri que estará afuera de la habitación.

- De acuerdo – acató Ela.

En seguida el Doctor Wolff y la enfermera salieron esperanzados de que sus dos pacientes se recuperaran pronto, Mariella avanzaba favorablemente.

Dentro de la habitación, Ela miraba a su eterna amiga de toda la vida, con lagrimas silenciosas sufría por ella. Prácticamente habían estado juntas toda su vida, eran más que amigas, sabían todo de ambas, nunca tenían secretos, conocían hasta el ultimo detalle de cada una y Ela por un momento pensó que perdería parte de su vida, parte de “sus hermanos” con quienes en los últimos años había compartido singulares momentos de felicidad que de pronto se estaban viendo opacados.

- Paso algo malo, ¿verdad? – dijo de pronto la voz un poco más clara de Mariella.

- No... malo… no – titubeo Ela tratando de controlar su llanto – sólo fue algo de lo que saldrán pronto...
- Estás llorando... eso me dice que fue grave… – le refutaba mientras movía y desentumía lentamente sus piernas – espera... ¿por qué viajaste a América?

- Malle... estás de regreso en Berlín.

- ¿Cómo? – dijo con asombro al momento en que de golpe abrió los ojos mostrándole a Ela lo claro de los mismos.

Ela por su parte la miraba expectante, ya que no dijo nada, sólo sus ojos abrió y se situaron en un punto fijo en el vacío y no respiró, Ela comenzaba asustarse. Mariella salió del repentino trance tomando aire intensamente por la boca dejando salir un grito que ahogó por un pequeño impulso que dio su pecho elevándose... un “beep” sonó repetida y velozmente. Ela salió deprisa de la habitación giró su cara a ambos lados y al girar de nuevo a su derecha vio a la enfermera que se debatía entre el llamado de ella y Fabiho, ambos entonaron un brioso “Enfermera venga está mal”.

Dos doctores ya se acercaban con paso veloz junto con un enfermero más, el Doctor Wolff y el enfermero se dirigieron a la habitación donde Fabiho pido ayuda, la enfermera y el Doctor James entraban con Ela.

- Ha caído en coma – entonó sin acercarse por completo el Doctor James a Mariella mirando el monitor.

- Sólo fue una crisis, una pequeña convulsión debido al golpe en la cabeza que lo dejó en ese estado – dijo el Doctor Wolff en la otra habitación.

Después de que revisaran y registraran todo, enfermeras, doctores, Fabiho y Ela salieron al mismo tiempo al pasillo, todos se miraban desconcertados, Ela y Fabiho se acercaron impacientes a que los doctores les dijeran qué había pasado en cada habitación.

- Mariella Dekker cayó en coma de nuevo, hay que hacer una resonancia... – dijo el Doctor James.

- Georg Hagen sufrió una convulsión, sugiero tomografías para descartar algún coagulo – dijo por su parte el Doctor Wolff.

Fabiho al instante abrazó a la ya casi desconsolada Ela...


- ¡Hey!... ¡Hey!... oye despierta...

- ¿Qué?... ¡Ahmm!

- Te quedaste dormida y tus hojas estaban a punto de volar por el viento.

- ¡Ay! Muchas gracias...

- Georg... me llamo Georg.

9 comentarios:

flaviia dijo...

muy bueno dulzuraa
haha soy la primera te
lo dihe ese dia,pondria muchos comentarios :)
te quiero :) un beso

Anónimo dijo...

wow zay me has dejado en suspenso
atte nay

oreo_effeckt dijo...

Zay!!!

RENE <---tu rana te extraña XD


Por que me dejas asiii aghhhhh, maldita bitch, no te perdonare ni por que es tu cumpleaños...
bueno si...
ya estamos a mano, tu me dejas en suspenso mientras yo ya te deje con insomnio XDD

Muy bueno, me encantan los relojitos hahaha

te amo <3

Karla Díaz dijo...

bueno amiga aqui estoy!! presente al pasar la lista jaja!!

Me gusta el inicio, introducción a ka historia y algunos personajes, un tiempo lineal, hasta el hey despierta, me gusta más cuando dejas el juego de los tiempos, es confuso pero mantiene más la intriga y te hace volver a leer y a querer seguir leyendo!
además ya me acostumbre jaja! a escribir y leer asi!
te quiero!

shaira beluga dijo...

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ...ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh..aaaaaaaaaaaaaah me hiperventilo! jajajaj no se si por la emoción del momento o l confetti en mi pulmon XD ..cof cof me enfoco... ay mi parny que te puedo decir ya sabeeeeeeeeeeeeeeeees... me tienes agarrada de la silla pq me caigo me caigo de lo fuerte de esta trata tan pero tan dramatica..o bueno el inicio al menos.. jijij.. tu dale mi parny q esto esta quedando bien bien,,,pero ya t dije he..ya empezaste no t dejaremos hasta que acabes eh!!!! otro otro oootro!!!
y aprovecho para decirte feliz cumpleañoooooooooooooos esa mi parny!!
tu dale!!!
alles gute zum Geburtstag!
ich liebe dich !! XD

....Mon Amicale.... dijo...

Creo que tuve un deja vú....siento que lo he leído en algún lado, ah no vdd? jejeje, que bueno que ya esta por lo menos una probadita en el blog, ya se nos "quemaban las habas" jajaja...El Segundo el segundo el segundo!!!!.....jeje...Felicidades again!!...

♥ Koni Love ♥ dijo...

Mira mira! Blog hermocho pechocho junto con un fic más que intrigante <3

•♥•|D|i|a|n|i|z|z|•♥• dijo...

yo estoy de acuerdo con los primeros!
tengo un deja vu!! tipo starbucks wee haahhaahah xD! aiay iay iaaaay!! quieroooo!

•●Lady Agatha●• dijo...

Hooola linda...

haaahh..que te puedo decir...me ha encantado...desde el primer capitulo ya estoy con el suspenso...

que la ocurrio a Mariella??...es que el momento del hospital ha estado intenso...y el final...ese final que me intriga tanto...

me encanta!!!...

ya soy tu fanseces....cuidate mucho vale??....

y yo seguire leyendote...espero no me hagas sufrir tanto como lubby (o mejor si xD) es que adoro vivir cada momento de la historia sea bueno o malo...al final asta cariño siento por los personajes...

y te digo algo??...no hay nada mejor..que leer un buen fic y el tuyo sin duda desde el primer capitulo me ha atrapado...

besitos GRANDOTES para ti..