10 de diciembre de 2009

Capítulo V [ Parte 1 ] Debo haberne quedado y darle la bienvenida al día





[*Ela Haushoffer*]

Abrí mis ojos lentamente y ponía atención a lo que Fabiho contaba, lo que había pasado con Mariella y Georg por la mañana, lo vi mal sin duda y nadie lo interrumpió hasta que terminó de contar lo horrible que fue pasar aquello, incluso nadie dijo nada durante unos minutos después de que el finalizó su relato.

Veía la cara de cada uno con detenimiento, los Tokio estaban, bueno pálidos era un termino relativo para describirlos, transparentes iba mejor con su desencajado aspecto. Incluso Bill, en él pude ver rodar una ligera lagrima negra rodar por su mejilla. Ese chico quería a Mariella, fue el primero que la conoció, su amistad creció a lo largo de los años y en muy poco tiempo. Pensaba en eso y en más cuando después de más de tres horas, casi cuatro, la puerta del salón de juntas se abrió. David asomó un poco el rostro, estaban todos en automático volteamos.

- Fabiho, Ela ¿podrían venir por favor? – dijo él.

- ¡Sí! – respondió Fabiho y me incorporé lentamente – te ayudo – me dijo.

- ¡Gracias! – asentí.

Caminamos a través de las miradas de los presentes, lo que me era aun sorprendente fue que a pesar de todo el tiempo ahí transcurrido, nadie había desertado, todos al pie del cañón.

Cuando entramos pude ver los rostros de todos con dudas, dolor, lagrimas, gestos de rabia; se sentía mucha más tensión que afuera en la estancia con más de 20 personas.

- Tomen asiento – comenzó David – les he explicado a ellos todo lo que pasamos estando en LA y hasta que hemos llegado aquí a Berlín y el motivo de porque ellos están aquí, a grandes rasgos les he dicho lo que ha pasado esta semana – se tomaba la barbilla con expresión preocupada, deambulaba por la sala sin parar – ustedes por otra parte saben perfecto todo lo que ha pasado y sobre todo lo que aconteció hoy por la mañana. Será mucho pedirles que lo expliquen de nuevo para no tergiversar la información – Fabiho y yo nos miramos y bajamos un poco la mirada.

- ¡Esta bien David! – aceptó Fabiho.

Así entre miradas tristes y recuerdos que movían miles de sentimientos dentro de nosotros comenzamos de nuevo a relatar cada uno la parte que nos tocaba de la historia. Después de que la mayoría asimilara por completo el trago amargo anunciado por nosotros David comenzó un tema completamente diferente a la salud de los chicos.

- Bien… después de ahora saber todo a la perfección he llegado a una conclusión – nos miró con un poco de miedo, tal vez – ambos se quedarán aquí en Berlín, hasta ahora no ha ocurrido percances con la prensa. Eso es una gran ventaja.

- Si los llevamos a Magdeburg, ¿crees que los ubiquen más rápido ahí? – preguntó Fabiho.

- En efecto, hasta ahora Kin nos ha podido cubrir bastante bien, las esperanzas son altas y la producción ya tiene un plan para cubrir cierto tiempo, en lo que los chicos mejoran – de pronto se quedó callado mirando al suelo – ¡porque lo harán! – dijo con una fuerza que denotó su dolor.

Salimos de ahí un par de minutos después, David llamó de inmediato a Dunja, Bill, Tom y Gustav antes de que se distrajeran con nosotros al salir y así mismo nosotros nos despedíamos, una vez que pusimos al tanto al resto de la gente; estaba de más seguir ahí. Sophia, Xavier y Zahnarzt aun tenían que ver a los chicos.


[*Bill Kaulitz*]

- No puedo creerlo… aún no… - les dije, sentándome a un lado de Gustav.

- ¡Ni que lo digas! – me respondió dejándose caer en la silla – todo lo que nos contaron parece sacado de una película…

- ¡Chicos! – entonó David poniendo orden – debido a todo esto habrá sin duda un temporal plan de trabajo y deberemos ser muy cautelosos con nuestros siguientes movimientos – todos asentimos a la par – la primera noticia es: que ni Georg ni Mariella serán trasladados a Magdeburg u otra cuidad.

- Estuve pensando en eso David – interrumpió Gustav – ahí Georg es muy ubicado que aquí en Berlín.

- Correcto Gustav, es una de la razones, también tenía que consultarlo con sus familias y lo principal es que los médicos de ambos radican aquí – Gustav sólo alzo los hombros – ahora bien; las dos siguientes semanas tendrán un descanso, todos lo necesitan.

- Pero… - iba a rezongar cuando Dunja habló.

- Tranquilo Bill, sé que te preocupa todo esto y los planes para la banda pero la salud de ellos es primero y debemos mantener la calma hay tiempo suficiente – analicé sus palabras y las comprendí – podremos hacer varias cosas en lo que ellos se recuperan, pero sobretodo necesitan un descanso.

- ¡De acuerdo Dun! No discutiré ese punto – dije encaprichado a pesar de todo, si lo estaban manejando así, sus razones tendrían…

- Otro punto que quiero recordarles es: el modus operandi para ir a visitarlos, en caso que lo deseen en estas dos semanas, por lo menos para ustedes tres, es el mismo que hemos manejado – nos miramos afirmando – avisarle a Dunja para que mande las camionetas al departamento de Benjamín, dejar sus autos y abordar la camioneta para que no sean reconocidos y entrar al hospital por la parte trasera – nos recordó.

- Ok – dijimos al unísono.

- ¡Perfecto! Desde ahora corre su tiempo, dos semanas… eso es todo – nos miró en aprobación a poder salir – Dunja te puedes quedar y llamar a Benjamín y Silke haremos una junta para afinar detalles – eso me hizo voltear de inmediato antes de poder salir del salón.

- David – le interrumpí, se encontraba en su propio estrés muy concentrado que se dejaba ver cuando no paraba de dar ordenes y explicaciones a la gente a su alrededor - ¿Por qué no te tomas el día de hoy?

- Bill – se acercó a mi y me tomó del hombro – tenemos que aparentar que no pasa nada.

- ¡Sí David! Pero si pasa y puedo sentir tu gran cúmulo de estrés, además aquí no hay prensa, sólo nosotros y si nos mandas a descansar, tú también lo puedes hacer.

- ¡Bill entiende! – se quedó en silencio un segundo, supongo que entre todo, lo estaba fastidiando con mis palabras, no había sido mi intención, pero David era tan obstinado como yo - ¡Hay trabajo!

- Entonces eso se resume a que si tú tienes trabajo nosotros también – me crucé de brazos a un lado de la puerta – no puedes hacernos esto, somos un grupo ¿no?

- ¡Estoy de acuerdo con Bill! – dijo después de un largo tiempo de estar callado Tom.

- ¡Ni empiecen dúo dinámico! – alegó David.

- No, vamos David es en serio, Bill tiene razón, no puedes quedarte por dos semanas con el trabajo y ¿Qué? ¿A nosotros nos mandas de descanso? No somos títeres bien lo sabes, no servimos sólo para mostrar nuestras imperfectas sonrisas en el escenario – agradecía cuando mi hermano tenía menos pudor que yo para expresar las cosas.

- ¿Qué pasa aquí? – preguntó Benjamín metiéndome un brinco al abrir la puerta de jalón – sus gritos se escuchan hasta afuera – me miraba junto con Dunja muy serios.

- ¡David nos dará vacaciones mientras todos ustedes trabajan! – rezongó Gustav.

- ¿Y se quejan todo el tiempo que nunca tiene vacaciones? ¿Quién los entiende? – dijo acercándose a David.

- ¡También estamos frustrados Ebel! – le gritó Tom.

- Deben comprender… – dijo ahora Dunja con un tono muy calmado – analícenlo por un momento – se acercó a mi – no lo estamos viendo desde el punto del dinero, estamos igual de afectados – me miró y antes de que pudiera rebatirle su comentario siguió – queremos a ese par, igual que ustedes, pero no podemos darnos el lujo de dar pasos en falso. Debemos protegerlos.

- Correcto Dunja pero entonces ustedes también deben hacerlo – me adelante antes de que Tom dijera algo más que nos impulsara a seguir debatiendo.

- ¡Y lo haremos! – le dijo mirando directamente a Tom, si alguien podía calmarnos era ella y sabia muy bien por donde llegarnos – sólo que primero están las responsabilidades y el trabajo para proteger a todos…

[*Mariella Dekker*]

“Eso estuvo mal, ¡estuvo mal!, delicioso pero mal Mariella” iba pensando mientras atravesaba el jardín y escuchaba el ruido del motor alejándose. “Luego no te quejes de tus tonterías, siempre es lo mismo, ¡Maldita sea la hora en que…!” cuando llegué a la puerta noté que estaba ahí parado François, aún estaba oscuro y seguramente no tardaría en amanecer “pero no lo era suficiente como para no ver claramente dónde estaba la entrada de la llave en el picaporte” me dije a mi misma viéndolo esforzarse por introducir la llave y concluí una cosa.

- ¡Hola! Buenas… ahm… madrugadas François – le dije espantándolo.

- ¡Eh! ¡ah! Este… si buenos – dijo arrastrando un poco las palabras y confirmó mi sospecha: estaba algo ebrio.

- Yo abro no te preocupes – ahora entendía la lucha con el picaporte, tomé la llave y la giré - ¡Listo! Entremos – él me tendió la mano y me dejó pasar primero prendí la luz de la angosta recepción y quité la llave, me giré para entregársela.

- ¡Merci! – me dijo en un tono muy cómico y algo en su rostro me llamó la atención.

- ¡De nada! – dije despacio analizándolo - ¿traes delineador?

- Deline-a... este… – pasó una de sus manos por su ojo corriéndolo – ¡no! Yo...

- ¡Sí! Y lo acabas de correr – le dije mientras lo limpiaba con mis dedos – se te ve bien, le da fuerza a tu ya de por si hermosa mirada – sonreí, y era algo cierto François era un hombre muy guapo, sumamente guapo.

- ¡Sí, ok, buenas noches! – me contestó mientras subía ya las escaleras y miraba de reojo como él se quedaba mirándose en el espejo por lo sorprendido que quedó. Pude escuchar también que abrió la puerta del sanitario y lo dejé ahí esperando que pudiera llegar con bien a su habitación.

Fui directo a la ducha, no pensé en otra cosa más que eso, trataba de relajarme y asimilar lento todo y cuando sentía que lo había hecho, los recuerdos regresaban a mi mente como cuando estás en un estado eufórico fuera de ti y días después te atacan los recuerdos en tu mente tan veloces que no puedes controlarlos y te mueven un sin fin de sensaciones. Lo hacen sentir tan real que da miedo, la diferencia en mi es que estaba completamente en mis cinco sentidos y después de eso mi estomago daba vueltas dentro de mi empeorando mi sentir… definitivamente no estaba nada, en lo absoluto nada bien.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

oohhh my god atte..naye

Karla Díaz dijo...

bien amiga esto ya empieza a ser vagamente nuevo!!!

shaira beluga dijo...

hola amigui..


si concuerdo con karliux... como que no se jijijii le faltó punch...
ich liebe dich..

pd.. hijos...rayados! tsss jajajaja cuidate!