8 de junio de 2010

Capítulo XVII [ Parte 1 ] Se siente bien, ¡Es genial!






  • - ¡Es el destino! – dice una chica de altura prominente – pero ella no lo quiere entender...
  • - ¡Luz verde! – anuncia la mejor amiga de su hermana – ¡anda!
  • - Ela, ¿en qué momento aceptamos viajar a media semana? Y sobre todo, a un evento que no tiene nada que ver con nosotras.
  • - ¡Joder maja! os estáis haciendo vieja antes que vosotros, tranquila, sólo sois un viaje corto, disfrutad de las mieles de mi trabajo, además ¿cuándo ha comenzado vuestra preocupación por el trabajo eh? Si hace pocas semanas lo habéis dejado plantado.
  • - Pude haberme quedado a ver, el magnífico asunto del auto que estrellaste y el cambio del otro – le rebate su amiga con ironía mirándola fijamente y todas a su alrededor ríen discretamente.
  • - ¡Hablando de eso bonita! – interrumpe una feliz Deieu – mirad que he decidido que automóvil es el que quiero.
  • - ¡Ostias! – se queja Kin – eso significa que me quedaré con el tuyo – señala a su melliza que es por centímetros más alta que ella y ésta sólo le alza los hombros y se cruza de brazos para después reír.
  • - ¡Ven! pude quedarme a solucionar todo eso...
  • - ¡SIGUIENTE POR FAVOR! – anuncia una chica uniformada de seguridad frente a ellas.
  • - ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Pasa tú! – las tres chicas empujan a Mariella que no le queda más que avanzar y entregar sus pertenencias para ser examinada por los detectores.

Del otro lado su hermana platica ya animada con un par de chicos. Esta ocasión será un vuelo directo a una de las grandes ciudades de Inglaterra, Liverpool, a una gala que en el mundo de la música pocos se pueden dar el lujo de perderse; con maletas ligeras en mano, lo chicos ya están a bordo del avión que los llevará a una noche espectacular, apuestan los tabloides; más que dispuestos unos dormirán y otras platicarán hasta el termino del vuelo. Un poco de descanso antes de que una chica recién llegada de Madrid los despierte muy temprano; ellos tomaron con la genial idea de viajar por la noche y disfrutar la mañana y tarde antes de asistir al evento por la noche.

.
. . .
.

En Alemania aún hay cuatro jóvenes y un enorme séquito llamado Staff, en el estudio principal en Hamburg desayunado, sin prisas pero eso sí, muy nerviosos por la velada e importancia que tiene para la banda estar nominados por primera vez, aunque uno que otro tiene una razón diferente para ponerse nervioso “de la nada”.

  • - ¡De verdad necesito un asistente! – se queja Stiffens, el encargado de cámaras de la banda, se adentra a donde están los chicos encendiendo su lente para grabarlos.
  • - ¿Sigues con lo mismo? – le pregunta un tranquilo Gustav.
  • - Tú como sólo te plantas frente a las cámaras, no te das cuenta Gusti – ante eso todos ríen animados.
  • - ¡También me canso! – se defiende.

Los gemelos y las principales caras de la agrupación se levantan de sus lugares al jardín, uno de ellos se encuentra más que nervioso y aquí no tiene nada que ver la premiación.

  • - ¡Puedes ya tranquilizarte! – pide en burla el mayor de ellos, el menor se pasa las manos por la frente haciendo su largo cabello negro para atrás.
  • - No puedo, no puedo y no quiero – respira muy profundo y no deja de sonreírle – han pasado...
  • - ¡Casi dos semanas y por fin la veré! – termina su frase como muchas veces lo hace inesperadamente su gemelo, sólo que ésta vez no es así, sino una simple burla a lo que su dupla se la ha pasado recitando desde un día anterior.
  • - Si dejaras, tu pésima actitud que te cargas, que sólo refleja tu miedo de que perdamos hoy...
  • - ¿Y sí, si perdemos? – dice el chico frotándose las manos.
  • - ¿Sigue de pesimista? – pregunta ahora un joven de cabellera larga, recién peinada, que se acerca a los gemelos.
  • - Lo bueno que en el avión se sentará a lado de su hermanito – complementa ahora el más rubio de los cuatro chicos…

.
. . .
.

El día sigue poco a poco su curso y los jóvenes en Liverpool ya dan un recorrido por los lares centrales y allegados dirigidos por una de las más jóvenes del grupo y experta en viajes alrededor del mundo, Gabrielle, que les muestra los mejores lugares a los que está acostumbrada ir y que son los más exclusivos en aquella ciudad. Ella a su vez se encuentra en un estado de emoción muy alterada y alguien ahí ya se percata de aquello.

  • - Maja, sois yo o vuestros nervios me estáis pegando.
  • - ¡Shhh! Callad Deieu – le manotea a su hermana para que la deje tranquila.
  • - ¿Qué sois lo que traéis en manos? – le pregunta picoteando las costillas que la hace reír y encorvase.
  • - Bill vendrá...
  • - ¿Bill? – se pregunta en voz alta – ¿quién coño es Bill, Gabrielle?
  • - Sois el tío que ha ido al festejo de aniversario de Mariella...
  • - ¿Qué yo qué? – dice ésta última nombrada como reflejo y se entromete a la conversación.
  • - La voz de Tokio Hotel – a responde Gabrielle.
  • - ¡Tokio Hotel! – repite Mariella como si aquello no fuera algo de gran importancia y es hasta que se cruza con la asustada mirada de Deieu que vuelve a reaccionar sobre dicha banda – ¡Oh no! – avienta su cabeza hacia tras con fastidio – ¡Lo sabia! – se jacta – ¡Amélie! – grita para su hermana que se detiene abruptamente al escuchar aquel quejido.

Para su mala fortuna, es muy tarde ya, para poder negarse a ir o cancelar los planes; Kin ha llamado y tiene en sus manos los respectivos pases backstage para cada uno de ellos, ¡y sí!, todos ya sabían exactamente quienes serían los asistentes a la premiación por la cual decidieron ir en cuanto Kin les propuso viajar a Liverpool…

.
. . .
.

Mientras tanto en el aeropuerto de Alemania, ya los chicos que conforman Tokio Hotel están listos y tienen amigable compañía extra; Bill ha invitado a su mejor amigo precipitadamente, Andreas, y éste no se ha negado pues sabe que su linda chica está con todos sus amigos ya muy listos en aquel país. También los acompaña esta ocasión Fabiho, gracias a él fue del conocimiento de Georg que Mariella estará ahí, aunque no sabe por qué razón se siente feliz de aquello, si días anteriores había decido dejarla completamente en paz, debido a lo hirientes que fueron sus palabras la noche de su cumpleaños.

Antes de partir hacia Hamburg, también dejó un boleto de avión y una invitación abierta para Melissa, que ya había regresado de Noruega y aunque aquella invitación fue hecha con días antes de que fuera de su conocimiento el viaje de Mariella, Georg, no comentará absolutamente nada. Los invitados por parte de la banda, Fabiho y Andreas, ya hacían fiesta con los allegados del Staff, alejados de los chicos, a los cuales sus managers les daban indicaciones. Poco tiempo antes de abordar el avión Andreas realizó una llamada...

  • - ¿Cómo es eso de que vienes a Liverpool también? – dice una emocionada Amélie.
  • - ¡Sí! Ayer por la noche Bill me hizo la invitación – responde Andreas recargado en el barandal de un corredor – desde luego no podía negarme.
  • - Nosotras ya estamos aquí, ahora en el hotel, tenemos que esperar las indicaciones de Kin dentro de unas horas.
  • - Yo calculo que llegaremos justo cuando esos tipos tengan que cruzar la alfombra roja.
  • - ¡Muy bien! – apremia Amélie – llámame cuando llegues – finaliza con un tono muy dulce con el que está apunto de derretirse.

Amélie regresa con más brío al grupo de chicos que degustan los alimentos en la terraza del hotel y con un grito anuncia: Los chicos ya vienen, Andreas y Fabiho se colaron. Aquello saca varias sonrisas y unas de fastidio para Mariella que ya no sabe como librarse de lo que podría pasar caída la noche...

.
. . .
.

Llega la hora marcada y se puede ver ya tras bambalinas la inmensa fila de reporteros en busca de palabras y fotografías exclusivas de los famosos tan asediados. Kin se encuentra en un lugar privilegiado, no está detrás de la línea. Sobre la alfombra ella podrá interactuar y obtener palabras directas de los famosos, su equipo ya está listo para reaccionar en cuanto haga acto de presencia el primero y más puntual hasta el último en llegar.

Un mensaje llega de pronto a su dispositivo móvil, mira el número, le indica que es desde la editorial para la que trabaja en Alemania.

“Han visto a la codiciada modelo española Gabrielle, QUIERO UNA ENTREVISTA"

Aquello provoca una risa nerviosa en Kin; Han visto, han visto, joder, que yo he traído a esa codiciada modelo aquí, ¡si sois mi hermana, ostias!; Piensa mientras analiza un poco más y planea en hacerle pasar un buen rato a su hermana menor, de esos que sólo la familia puede gozar.



2 comentarios:

oreo_effeckt dijo...

al fin has subido capitulo, pero lo que mas debería de sorprendernos...

¡AL FIN HE LLEGADO A LEER!

MUAHAHAHAHAHAHAHAHAHA lol


Muy interesante, como siempre te gusta hacerla de emoción y dejarnos con medias nalgas en la silla ¿Que te pensas que sos?

Ahora, debo admitir que
LA PORTADA NUEVA ESTA BIEN CHINGONA!

shaira beluga dijo...

oooooooooooh cuanto glamour jajajaja pude imaginar a Kin con ese mensaje jajajajaj no q cosas..seguire leyendo.. XD