25 de abril de 2013

AOMS - Capítulo 13: Hazlo otra vez.

IZASKUN: Fac ut ardeat cor meum



La noche había comenzado bien, el ambiente en el SchwarzLinie era estupendo, nada podía salir mal en ningún aspecto. Izaskun se sentía más que pleno, tal vez olvidarse un momento de los achaques que proteger a Meghan significaba, era necesario. Su congregado de amigos, vasto, era lo que necesitaba para completar esa paz momentánea.

A la orilla de la pista de baile se encontraba Rooney bailando provocativamente con Melton. Rooney. Era la chica a sus ojos perfecta para el cuerpo humano en el que habitaba, sin embargo no lo era para él; había un montón de secretos que Izaskun a lo largo del infinito tiempo y mucho más atrás de que el hombre lo comenzara a cuantificar guardaba celosamente, por él, porque eran de él y de un ser más…

Rooney no sabía su destino e Izaskun podía imaginárselo, de momentos fatídicos, de momentos glorioso. Su línea de descendencia estaba condenada y él sorprendido que fuera tan extensiva, que llegaran a nacer humanos por completo y sabía el significado: Doppelgänger.

Ese era uno de los tantos secretos, que por otro lado, sólo provocaba que pensara una y otra vez en aquel ser, la mitad de su ser.

«Izaskun Ophanim».

Escuchó un ligero murmuro dentro de su mente, lejano entre todo el caos de ruido presente y memorias del pasado. Tan ligero como si se estuviese olvidando lo que con a tanto ardor se ha aferrado. Lejano el distintivo tono de aquella voz. Sólo en su mente podía recordar a ese ser llamándolo por nombre y rango, ella alegaba ser: imperioso respeto, él le respondía con un beso.

«Izaskun Ophanim».

Con una ligera capa de sudor por el ambiente cálido se replegó al fondo del SchwarzLinie donde la bulla no eran tanta, de pronto el destello apareció ante el segundo en que sus ojos se cerraron: cian al vivo, azul cielo junto, tres cuartos de una pequeña esfera de grueso negro bordeando a los anteriores colores, impidiéndoles escapar y regarse, por el centro: negro en una mala imitación de un círculo.

«Izaskun Ophanim. Estoy aquí».

Murmuro la voz más clara, más fuerte a sobre todo el ruido del lugar.

—Tú no estás aquí. Tú no estás aquí.

Repitió Izaskun en tono muy bajo, para él mismo, inmóvil y con fingida serenidad.

Todo su ser se encogió de una manera singular pero sin llegar a hacerse etéreo. Izaskun sólo estaba conteniendo el impulso de volver a abrir sus alas, jamás lo hacía, por eso vivía en la Tierra donde no era necesario mostrar su estirpe, donde pretendía ser quien no era en realidad, para olvidar su dolor y enfocarlo a las misiones de los Divergentes.

«Izaskun Ophanim. Estoy aquí. Aquí».

El corazón le latió a mil por hora, como lo hacía cuando una fuerza extraña lo transformaba y desplegaba sus alas sin poder controlarlas y así sin más, se desplegaron provocando una ola de expansión que hizo a un lado a varios despistados que estaban a su alrededor, las alas de Izaskun rectas en la parte superior como una uve inversa y en la parte baja como estalactitas sus plumas separadas a la misma distancia, con la misma longitud entre cada una y el brillo sobre lo níveo, que lo distinguía de muchos.

Sus alas desprendían esa electricidad cuando ella estaba cerca, como un imán a gran potencia que funcionaba como un localizador exclusivo con ese ser. Un giro de 180° tan rápido, tan precipitado y la mano izquierda llena de fuerza de Izaskun, estaba rodeando su cuello, limitando con todo su ser la fuerza para estrangularla; todos y cada uno de sus músculos estaban preparados para dar la mayor de las fuerzas necesarias, las venas saltadas en sus brazos indicaban como la energía fluía. Por un cruel momento la imaginó robándole la vida con la misma mano que rodeaba su delgado cuello aplicando sólo la mínima cantidad de fuerza para lograrlo y sin saber cómo ni por qué su mano se destrabó y los malos pensamientos se alejaron al chocar su mirada con la de esos ojos azules sin precedentes, irreales. Izaskun tomó una gran bocanada de aire, aunque ella simplemente no se movía, miedo o seguridad de lo que pasaría, actuaba igual que él, como le enseñó Izaskun a mantener un temple inquebrantable, indescriptible en los momentos difíciles.

El aire salió con fuerza por sus fosas nasales, la mano de Izaskun ahora ligera y con el afán de ser amable se extendió sobre las clavículas sintiendo la sueva piel sobre el duro hueso, su mano siguió descendiendo por el centro esquivando sólo por algunos puntos los montículos de sus pechos siguiendo el camino por su estómago, llegando a su ombligo acariciándolo por la periferia para replegar la mano a su cadera y atraerla a él.

La chispa que se formó al roce de cada cuerpo fue la culpable de que ella desplegara sus alas, tan extrañas como ella, blancas por fuera, negras por dentro. Sobre las puntas de sus pies con la única misión de alcanzar los labios de Izaskun aprisionándolo con pasión y él con fervor por sus manos que rodeaban el delgado cuerpo de ella, que de un modo inverso ahora sus manos eran pequeñas para recorrer su cuerpo olvidando por completo que estaban en un lugar lleno de seres.

Las caricias iban y venían, el sabor dulce de los labios de ella se mezclaron con el duro de los de Izaskun mezclados con el alcohol, los saboreó, comparó el recuerdo grabado en el fondo de su memoria con lo real que se sentían ahora y el placer de saber que eran tan similar como los recordaba, provcaba encender por dentro a Izaskun restregando todo su cuerpo de manera urgente con la de ella, la que ocupaba sus recuerdos desde extraños tiempos. Sus manos viajaban desde las caderas hacia su trasero y subían con urgencia por debajo de la blusa elástica hasta que recobraba ligeramente la cordura y las sacaba para acariciar por encima de la blusa uno de los tantos atributos que la caracterizaban como femenina y a él lo volvía loco; su boca ávida no paraba por recordar cada línea de su rostro con los labios, cada parte de su cuello y enredársele en el por detrás.

Ella gemía a su oído.

Las alas de ambos se mantenían tensas y a la expectativa de que se dieran el mayor de los placeres el uno al otro. El manoseo que ella le propinaba y el cuidado que tenía al tocar las alas de Izaskun por debajo de la playera ajustada desde la base, como ella había descubierto después de varias noches juntos, estaba a punto de llevarlo a la locura y derribarla ahí mismo si era necesario, en el suelo, para hacerla suya.

—Detente por favor. Detente te lo suplico —pidió Izaskun con voz estrangulada al oído de ella pero el cuerpo lo traicionó, posó una mano en la curvatura final de su espalda y acercó a él para que sintiera los efectos que le provocaba. Ella gimió abriendo los ojos y encontrarse con los de Izaskun.
Dominus meus Thronis —dijo ella e Izaskun volvió a mirar esos ojos de color cian y azul cielo que era imposible volver a ver en otro ser vivo, la línea que delimitaba su parpado inferior era como si un artesano lo hubiese pintado a mano con una línea negra gruesa que se hacía muy delgada y desaparecía llegando al puente nasal.

Nada sabía de sus ancestros o aquel que le pudo haber engendrado, lo único certero era que en ella vivía una parte angelical y no demoníaca por la textura de sus alas, la dualidad de color era principalmente una de las cosas que a ella le molestaba por lo tanto las mantenía plegadas a la espalda, siendo su forma a la espalda un extraño tatuaje de formas toscas, furiosas, con puntas afiladas y llenas de oscuridad y misterio. Lo único certero de esta mestiza era que provenía de la Primera Jerarquía más no de qué Estirpe.

Sin embargo ella por ser mestiza trataba a Izaskun como una deidad.

—Volví Izaskun Ophanim porque sabes que hay cosas que no deben existir —la voz de aquel ser era melodioso y dulce. Izaskun recargó su frente con la de ella y las respiraciones irregulares chocaban.
—Lo sé Scarlett. Lo sé —la miraba firme a los ojos— Lo sé. Te marcharás de cualquier modo.
—No debiste exponer al Doppelgänger, siempre morirán. Son su destino.
—La necesitamos —Izaskun estrecho a Scarlett a él como si las palabras dichas no fueran hacia el Doppelgänger, sino a ella—. No es un Cofre y tampoco hay Guardián detrás de ella, eso significa que es el Plasma que necesitamos para unificarnos —su nariz viajó detrás de una de las orejas de Scarlett y aspiró con fuerza.

Ella movió rápidamente sus manos y atrajo su cara al centro, alineada a la de ella, cara a cara.

—Es mi Doppelgänger
—Lo siento…
—No lo haces, la expusiste para vengarte.
—Jamás haría eso…
—Me odias Dominus meus Thronis. Me odias porque tuve que separarme de ti.

Izaskun desenredó las manos de las caderas de Scarlett y en menos de lo esperado tomó las muñecas de sus manos sin violencia pero sí con firmeza, las colocó a la altura de su pecho, algo realmente simbólico y obvio en significado, los agarres estaban a un costado de los pechos de Izaskun.

—Muy equivocada estás Scarlett —atrajo sus manos más a su piel, como si quisiera que se fundiera con ella—. Te amo mucho más de lo que puedas creer. No es venganza que el Doppelgänger tenga que morir. Son órdenes que recibo. No sólo sufrirás tú por tu descendencia, sufrirá Meghan, sufrirá la familia del Doppelgänger y por extraño que te parezca, sufriré yo.

Izaskun soltó el agarre y dio la vuelta. Las alas comenzaron des materializarse mientras se alejaba.

«Limítate a hacer tu trabajo y cumplir el augurio de estar cerca de algún Guardia para que Rooney sea identificada como el Doppelgänger. Gracias por tu visita».

Scarlett murmuró.

—Tu vida me es más importante que tu muerte aunque no estemos juntos como los amantes éramos…




ANGEL ON MY SHOULDER

1 comentario:

Scarlëtt Kaulitz dijo...

Asdfghjkl

*Scarlett sigue en estado de shock y un trance fangirleante* xD

Y después de ponerme toda loca y expresarlo en Twitter, así como leer otra vez el capítulo, porque te informo que después de la noticia no entendía ni j, tengo un montón de preguntas... que ya dejé en Twitter, y déjame decirte que aparte de todo... no entendí nada xD

Peeeeeeeeeeeero... ¡Qué calentones este par en pleno antro de todo tipo de seres! O.o xD

¿Ella es mala? Porque eso de matar a la pobre de Rooney ahora que ya empieza a caerme bien porque Izas ya se le alejó ya no está siendo ondita :/

Momento fangirleante: ¡SUS ALAS! ¡SUS ALAS!

Tengo una pregunta más, que no dejé en Twitter: Por qué quieren matar a Rooney?... ¿Qué hizo la "mestiza" para que maten a su dopp... Lo que sea que sea Rooney?


¡Quiero más!

P.D: Mi cabeza quedó revuelta y creo que necesitamos pasar al asunto Meghan antes de que me explote xD


P.D 2: Necesito buscarme un Izaskun de carne y hueso xD

Besotes con baba!

S