17 de noviembre de 2009

Capítulo III [ Parte 1] - Una visión para nadie.






Al parecer ya todos estaban reunidos ansiosos por noticias, por supuesto con expresivas caras de preocupación, algunos deambulaban sin parar de un lado a otro por todo el primer piso. Pasos apurados alertó a todos de que era el momento.

Ela, Fabiho y Penny entraron al primer piso y vieron casi todos los lugares posibles para poder sentarse ocupados, la mirada de Penny se paseó por todos los ahí presentes deteniéndose en la de Zahnarzt y Sophia. Enseguida David se levantó y los abordó, indicándoles la dirección para un salón privado. Sin duda era hora de hablar...

El resto se quedarían a fuera, muchos soltaron exhalaciones de frustración; Ela y Fabiho sentían la presión de las miradas sobre ellos.

- Kart nos contó – entonó el valiente Gustav en voz alta – ya está bien... ¿no?... ¡uno de dos!
- Aparentemente – le respondió Fabiho dejando boquiabiertos a todos por el pesimismo en que lo dijo.
- Creo que no deberías contarnos aún – dijo alzando la voz Benjamín desde una mesita al fondo sirviéndose un café.
- ¿Por qué? – rezongó alguno de los presentes.
- Bill y Tom aún no han llegado – les respondió Benjamín.
- ¿Qué ha pasado con ellos? – preguntaba Fabiho mirando a todos lados.
- Algo se les complicó ellos vienen desde Hamburg, llamaron antes de que llegaran – dijo Dunja.
- Somos tantos aquí que no me había dado cuenta de que no están – se disculpó Fabiho pasándose las manos por el rostro.

Todos esperaron pacientes a que Bill y Tom llegasen o David, los padres de Georg y la madre de Mariella salieran del salón de juntas. Casi nadie hablaba era tensión total lo que se respiraba en el living del estudio.
Sebastián Steffens, con quien se la vivía Mariella prácticamente todo el tiempo fuese laboral o no, se acercó al un sillón mirando a Ela con su evidente tristeza y unos ojos claros bastante hinchados, él estaba por demás preocupado, sentía algo de remordimiento por haber dejado en esa ocasión desprotegida, de todo el tiempo trabajando juntos jamás la había dejado viajar sola, tal vez era una escusa tonta y estaba predestinado pero al no poder hacer nada la gente allegados a ellos comenzaban a culparse por cuestiones que no tenían cabida.

- ¿Con quién se quedó mi chica? – con una leve sonrisa le preguntó a Ela.
- Ambos solos, al cuidado de las enfermeras.
- ¿Cuánto tiempo has estado con ella? No te vez en lo absoluto bien – le tendió un té.
- Toda la semana... desde que llegaron – torció su boca dejando escapar un suspiro.

Un par de pasos se acercaban de nuevo a donde se encontraban y en silencio esperaron ver aparecer por las escaleras, seguramente a Bill y Tom para poder empezar el reparto de noticias, buenas o malas, dado que la mayoría poco sabían acerca de lo ocurrido el día en curso.

- Aquí están Señor – dijo dándose la vuelta un chico de seguridad dejándolo a expensas de las miradas, pocos sabían quién era...
- ¡Gracias! – dijo él mirando a su alrededor.
- ¡Xavier! – gritó Ela, que se levantó a verlo más de cerca.
- ¿Cómo estás? – le preguntó examinándola para ver si ella estaba bien - ¿dónde está Sophia?
- Buenas tardes – se acercó Benjamín tendiéndole la mano y cortando lo que iba a decir Ela.
- Buenas tardes – replicó Xavier - ¿todo va bien?
- Todos aquí sabemos muy poco, si nos ponemos a dialogar puede que lo confundamos, por qué no me acompaña a la salón de juntas, ahí ya están los padres de Georg, David y Sophia – estiró su mano en dirección al salón.
- ¡Gracias! – respondió - ¿tiene mucho que están hablando ahí adentro?
- No Señor, escasos 20 minutos.
- Perfecto, así no interrumpiré de más la conversación.
- ¡Así es! – dijo Benjamín mientras tocó un par de veces a la puerta y sin esperar respuesta la abrió dejando pasar a Xavier.

Lo último que los demás pudieron ver fue a Sophia levantarse de golpe al verlo, Benjamín enseguida cerró la puerta dejando a más de uno con el cuello estirado. Los minutos siguieron pasando, convirtiéndose en horas, desde afuera no se escuchaba que gritaran o se alteraran por lo que ayudaba a mantener la calma de los ahí reunidos.

Después de mucho dar vueltas, Fabiho al fin decidió tomar asiento, Kin ya lo esperaba a su lado, ella comprendía muy bien cómo es que se sentía y en silencio le brindaba todo su apoyo, se acomodó abrazando a Kin lo más fuerte que pudo y besó su frente, era la única manera de poderle demostrarle en ese momento lo mucho que le agradecía no dejarlo ya que si el intentaba tocar el tema su voz se quebrantaba y tenía muy presente que Kin pasaba por exactamente lo mismo.

- ¿El Señor que entró era el Padrino de Malle? – le dijo al oído.
- ¡Sí! – le contestó – nos ha costado mucho trabajo localizarlo.
- ¿No sabe nada?
- Hasta donde tengo entendido no, creo que cuando se entere muy, muy, muy mal se pondrá.
- Esa platica ahí dentro... – miró de reojo con recelo la puerta del salón - ... durara horas, no quisiera ser David y tener que repetir la historia una y otra vez, una y otra vez – y se acurruco en los brazos de Kin tratando de encontrar consuelo.
- Tranquilo todo saldrá bien...
- ¿Y qué dicen los medios? ¿la prensa qué sabe? ¿les has dicho algo?
- Dunja me ha pedido que no dijera absolutamente nada, sabes que el trabajo con Tokio Hotel es con completa discreción nadie ubica que estoy ligada a ellos.
- ¿Pero algo saben no?
- Sólo que Tokio Hotel tuvo un percance, no saben de qué tipo, ni magnitud o si involucra a alguno de los integrantes y todos creen que siguen en LA.
- Es cuestión de tiempo...
- Lamentablemente sí, la parte amarillista de mi trabajo no descansará hasta saber qué es lo que ha pasado realmente con cada uno.

El tiempo se prolongaba cada vez más; en un sillón contiguo se encontraban Gustav, Ela, Kart y Deieu, entre ellos se miraron y se percataron que Ela se había rendido al sueño en brazos de Kart quien la estrechó y acomodó a él.

- ¿Dónde rayos están Bill y Tom? – entonó enfadado Gustav para Deieu.
- Vamos para las dos horas y ni ellos llegan ni nadie sale de ese salón – con la misma desesperación le respondió.
- ¿Alguien les habrá llamado otra vez? – Gustav miraba a su alrededor.
- No creo, casi nadie se ha movido...

Justo en ese momento se escucho el llegar de un auto, Dunja se asomó por la ventana que tenía cerca y confirmó “Han llegado” , la ansiedad de todos comenzaba a hacerse presente...


“¡Ey! ¡No! ¡Ven!”... escuchó Mariella decir a alguien, un varón, su voz tenía un tono familiar. Iba a dejar pasar el detalle cuando un frenético perro blanco con la cabeza pinta en negro se apareció frente a ella... “¡Dile que venga!” volvió a escuchar a la voz gritar no muy lejos de ella.

- ¡Hola amiguito! ¿Cómo te llamas? – Mariella comenzó a acariciarlo buscando su placa en del cuello el nombre del perro.
- ¡Doggie! ¡Veeeeen! – escuchó a otra voz similar a la anterior, pero esa le era aún más familiar y escuchaba pasos acercarse.

Un chico alto, delgado entro al solario, lo vio de reojo, imaginó que él era el dueño de tan hiperactiva mascota, su atención se centró de nuevo en el perro pues este pedía con leves brincos que lo mirase.

5 comentarios:

oreo_effeckt dijo...

ay Dios miooooooooooooooooooooooooo
no puedo vivir así Zayra!!

hahahaha, exijo que publiques todos los días! jajaja
O por lo menos el sabado tmb
que mala


pero Diooooooooooooooooos que buen capiiii hahahaha

Karla Díaz dijo...

el perro se llama perro!!!
jaja
ya ves como si lo sabía!!
solo el muy muy muy mal se pondra como que me causo shock... por lo demás pues todo bien amiga
ya llegará la parte en que si me mantengas en suspenso tan tan taaaan!!!
jeje
yo te aviso cuando eso suceda jaja

Shaira beluga dijo...

Aaaaay mi vida me ganaste con la aparición de ese nuevo personaje ...ese gua gua di mas detalles cuan peludo es que raza es... Y lo mas importante un nombre digno 0_o jajaja ela necesita un can jijiji
ay y ese kart es un sol siento que lo amo XD jojojo (ay caray me sentí santa pero solo soy víctima de la pre temporada navide~a) y si tu manzanita no me quiere el movie maker no se queda atrás jajaja XD
ich liebe dich

•♥•Lubby Guru•♥• dijo...

el perro se llama... hm? xD
btw: como q nadie nota q no están ni mi marido ni mi cuñado¡¡¡ cóoomooooo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!

MKINSD dijo...

ESTUVO BIEN CUANDO EMPEZASTE X LA PARTE COMO ALA MITAD,CUANDO YA ESTABA,EL ACCIDENT,Y LA FRASE Q LE DABA VUELTAS EN SU CABEZA SU NOMBRE HACIA EL PRELUDIO DEL YA MENSIONADO.BIEN...