1 de diciembre de 2009

Capítulo IV [ Parte 1 ] Donde la cuidad duerme.





- ¡Hemos llegado!
- ¡Por fin! – en desesperación dijo Gustav al ver entrar a Bill y a Tom.
- Lo sentimos de verdad, no pudimos llegar antes – se disculpó Tom quien llevaba a su perro con una correa.
- No hay cuidado – dijo Dunja acercándose a Bill – lo importante es que ya estamos todos juntos.
- ¿Dónde está David? – preguntaba mirando a todos lados Bill.
- Está en el salón con los padres de Georg y Mariella.
- ¿Cuánto tiempo llevan ahí? – ambos estaban preparándose un café.
- Después de tu llamada Ela, Fabiho y Penny llegaron, aquí ya los esperaba Sophia y Zahnarzt; minutos más tarde llegaba Xavier.
- Y a todo esto: ¿Cómo está… están? – se corrigió a si mismo.
- Si quieres podemos decirles a Ela y Fabiho que comiencen, les pedimos que nos comentaran nada hasta que todos estuviéramos – Bill de inmediato hizo un gesto con la boca por la enorme tardanza que provocaron.
- De acuerdo – le contestó buscando con la mirada entre todos a Tom.

Gustav y Tom se ubicaban en un rincón hablando, Gustav lucía desesperado, Dunja fue al sillón donde Ela posaba en el regazo de Kart dormida, se dirigió a Fabiho para confirmarle que ya podía comenzar a relatar lo acontecido ese día por la mañana. Fabiho tomó una gran bocanada de aire y se puso de pie; ahora todos aguardaban en completo silencio, trató de relajarse un poco, giró su cara a Ela para verla dormir profundamente mientras que Kart le dirigía miradas de apoyo.

… Hemos estado ahí básicamente toda la semana sin despegarnos de ambos, la madre de Georg ha tenido su agenda laboral saturada, todos los días he llegado directamente a su habitación, esta vez pasé a desayunar primero, cuando entré a la habitación de Georg lucía tranquilo, sentí algo de estrés por estar “solo” y sin darme cuenta me puse a platicarle cosas: lo primero que se me vino a la mente fue aquel curioso día en donde conocimos a Mariella y a Kin, junto con el resto de los chicos. Estaba recordando básicamente detalle a detalle, increíblemente y después de tanto tiempo, se lo iba platicando anexando detalles que él alguna vez me contó.

La enfermera entró a revisarlo puntual como todas las mañanas, poco dijo como era costumbre pero siempre con buenas intenciones y deseos para él. Traté de persuadirla para que pudiera decirme algo más que lo que evidentemente ya sabemos desde que llegaron de LA… maldita sea la hora en que se fueron…

Por unos momentos la culpa, furia, tristeza y un sin número de sentimientos embargaron a Fabiho haciendo que su voz se entrecortara. Una bocanada más de aire arremetía contra él y por detrás buscaba la mano de Kin, que sin dudarlo la estrecho entre las suyas y él pudo continuar.

… Ella al final me dijo muy sincera y sobre todo desde su punto de vista: el golpe que Georg recibió casi en todos los casos es mortal, fulminante pero él parecía fuerte y su juventud podría ser la que le estuviera ayudando, a pesar que no hubiera ningún avance ella confiaba en que sí lo habría y salió de la habitación. Al menos escuchar una opinión sincera y diferente a la misma y fría de los doctores me hizo sentir más tranquilo. Después un largo rato me quedé pensando en un millar de cosas cuando sin avisar Kart entró a la habitación iba entre nervioso y eufórico. Mariella había salido del coma.
Comenzó a decirme cómo es que las cosas pasaron en su habitación y lo que ella dijo: me sorprendió; tal vez tenía rato de haber despertado y cuando escuchó que Kart le pedía a Ela salir de la habitación entró en desesperación y pudo hablar; me puso sin duda de nervios el cómo llego Kart, su felicidad, dado que al fin despertaba así que pensé que la mitad de la batalla la teníamos ganada, sólo nos faltaba Georg.

Kart salió de la habitación, lo último que me dijo es que iría a verla de nuevo y que me traería más noticias. Yo me quedé feliz. Sabemos que Mariella es una linda chica y nada de todo esto que está pasando se merece. Entre mi felicidad por escuchar aquello comencé a hablarle a Georg, recuerdo que le dije algo así como: “¡hey hermano! ¿Escuchaste a Kart? ¡Dijo que Mariella ya despertó!, ¡esta conciente!, ¡vamos tú también puedes!, tu chica, ella va a querer verte, sentirte, no puedes permitir que te vea así… Georg confió en ti…” en esas estaba cuando de la nada mi estúpida felicidad se esfumó, un maldito sonido largo soltó uno de los monitores, de todo el tiempo estando con él nunca lo había escuchado, me entró pánico, cuando volví la mirada a él que se sacudía sin control de pies a cabeza, me quedé como un verdadero idiota mirándolo por un par de segundos y salí de la habitación buscando a la enfermera cuando mis ojos la ubicaron Ela salía de la habitación de Mariella y soltamos la misma frase al aire “¡enfermera venga esta mal!”.

Me quedé helado al escucharla decir eso, miré a Georg y las piernas me temblaron, cuando reaccioné el Doctor entraba y un enfermero me empujaba hacia la habitación, muy hábil el Doctor miró los monitores mientras el enfermero aguardaba indicaciones. Georg seguía sacudiéndose y su respiración era extremadamente irregular, puedo asegurarles que se estaba poniendo morado y sin tocarlo el Doctor gritó “Fernobarbital”, el enfermero se giró y con cierta fuerza y rapidez se la inyectó a Georg en el cuerpo, dos segundos después Georg dejaba de sacudirse y su color era el mismo pálido que había conservado desde que llegó.

El Doctor dijo “Ha sido una convulsión debido al golpe que recibió, no es febril, por lo que tendremos que hacerle estudios de inmediato” registró cosas e imaginó que me vio mal el enfermero y me dio un vaso de agua; instantes después salíamos de la habitación encontrándonos en el pasillo con el Doctor James, la enfermera y Ela; y enseguida que lo vio le dijo “Mariella ha caído en coma de nuevo” era irreal lo que estaba diciendo, sino tenía más de 15 minutos que Kart llegó con la noticia de que había reaccionado. Ela y yo nos abrazamos, estaba francamente muy mal todo me daba vueltas y nada tenía sentido, los doctores sin más se retiraron.

Nos quedamos con la enfermera en el pasillo, quien nos pidió que fuéramos a tomar un poco de aire o distraernos, que ambos necesitaran estar tranquilos y en nuestro estado no era conveniente entrar de nuevo a verlos. Nos fuimos caminando por los pasillos hasta uno de los balcones, ahí abrí la puerta y salimos…


[*Ela Haushoffer*]

Volví a cerrar la puerta del balcón, me recargué de espalda en ella, el auto de Xavier aún estaba ahí, me causaba conflicto el saber dónde estaba Mariella, en todo el día no la vi; Kin la mencionó a la hora de la comida y no dijo nada más; Deieu acaparó toda nuestra atención el resto de la noche. ¿Cómo es posible que no llame? ¿Tendrá el celular apagado?... pero nunca es así; me las pagara cuando llegue a casa.

- ¿Qué haces ahí? – la voz de Kart me espantó.
- Ahmm…
- ¡Sí! Ya se que es por Mariella, pero así es ella – me dijo moviendo la cabeza para que me acercara a él.
- ¡Contigo! – me burlé – pero conmigo me dice…
- Hasta si va al baño, eso ya lo sabemos.
- ¡Ush! – terminé riendo.
- ¡Ven! – me tendió su mano – vamos a dormir…
- Pero de todos modos no faltara mucho para que me levante de nuevo – solté en un suspiro.
- ¿Por? – reclamó mientras me acercaba a él.
- Tengo que ir a Leipzig.
- Y pensabas decirme ¿Cuándo? – enfadado me cortó.
- ¡Ay! No es nada, regresaré hoy mismo por la tarde, sólo tengo que llevarle unos papeles a Xavier.
- ¿Y si quiere venir?, Mariella no está, bueno espero que regrese ¡hoy! – comenzó a recitar como loco.
- No me pongas nerviosa… si quiere venir le diré que fue al estudio de Berlín o al de Hamburg o algo por el estilo para que no haga preguntas.
- ¡Me encanta tu manera rápida de pensar! – me dijo halagándome, me abrazó a él y me juntó a su pecho.

Nos perdimos en brazos de Morfeo un par de horas y despertamos a la par, decidí arreglarme primero y él muy amable se ofreció preparar el desayuno, no nos llevó mucho tiempo así que en menos de una hora ya estaba en camino a Leipzig.

5 comentarios:

.... Mon Amicale .... dijo...

Ese Kart es un amor.....como se alegra deque Mariella haya salido del coma jajaja.....quisiera ser como Mariella, para tener a algen como Kart jajaja....opiniòn que posteriormente refutarà Ela jajaja...Saluditos..xD..

KART dijo...

Quien es el?...de donde lo conoces??..que quiere de ti??...jajajajajaa

Karla Díaz dijo...

amiga...
nuevo, nuevo
absolutamente nuevo puss no jaja
yo te dire cuando no sepa ningun detalle!!
jeje ni siquiera me costo trabajo saber que la que hablaba era ela!
bss

shaira beluga dijo...

madaquecua???? jajajajaj

no q estres! sniff si bien sabia parte de esta triste historia... como dice karlita jijij t falló tantito pq e efecto si sabiamos algo de esta parte tambien XD

shaira beluga dijo...

ah se me olvidaba... no soy huevas eh jajajajja nada mas... ahorro energias q es distinto.. y otra cosa.. ese Kart es un amor sin duda pero ah! como tiene subidito el ego eh ajjaja... yo quisiera ser el..para tener a un mujeron de novia y Mariella para tener a esa amiga como es esa Ela tan divinaaaaa! jajaja

ich liebe dich! XD